A veces hay que dejar de hacer, de planear o de producir para poder entender, para dejarnos sentir, para fluir. Es algo que parece imposible en la era de la hiperactividad, de la inmediatez, de la hiperproductividad.La maternidad abruma, la crianza también. El no entender, la...

Perdona’t no ser hereva d ‘un tot poderós que no existeix, Perdona’t per no encaixar-ho com s’esperava, Perdona’t. Perdona el teu cos per no obeïr les teves ordres, Perdona la natura per ser tan incerta, Perdona la ciència per falta d’explicacions, Perdona al teu entorn per no saber posar les paraules...

Cuando nazcas como madre, mírate. Mírate igual o más que cuando no habías nacido. Cuando observes a tu hije y no sepas cómo actuar, mírale. Mírate. Y siéntete también. Cuando dudes de ti y de tus aptitudes de madre...

Un día me levanté, contracturada y extraña mientras alguien succionaba mi pezón. Del pecho libre brotaban gotas de leche que resbalaban por mi canalillo hasta terminar su recorrido en la mancha que se iba formando en la sábana. Levanté la mirada mientras observaba como mi compañero...

Notaba su respiración encima de mí, casi podía confundirme y sentir que más que cerca, estaba dentro. Con su piel en mi piel, la subida de leche era inminente, tanto, que dos cercos húmedos asomaban por mi camiseta. Su sonrisa refleja me producía sosiego, imaginaba que...

Tu cuerpo está preparado para ser madre y en realidad tu instinto también. Quizás lo que nos deberíamos preguntar es "Cómo nos debemos preparar para ser madres en esta sociedad". Las mujeres tenemos muchísima presión, el siglo XXI es un siglo hostil para poder maternar desde...

Parece mentira que antes de ayer no tuviera hijos y ayer los pariera. Y hoy, desde la distancia me doy cuenta de lo potentes y poderosas que somos las mujeres, lxs niñxs, las familias. Hoy pienso y recuerdo. Veo fotos y alucino pensando cómo lo hice, con 3...

Sí, recuerdo perfectamente la primera vez que fui madre. No tenia nada más dentro de mi que algo de instinto y una mochila que pesaba demasiado. Recuerdo la importancia casi obsesiva de la canastilla que me dio el hospital para que tuviera preparada al llegar el séptimo...

Y ahora mírame a los ojos y dime que no duele. Porque a mi me duele. Ahora ven y dime que todo es normal. Porque no me parece normal. Ahora sonríeme y dime que es precioso, porque estoy cayendo. Ven y dime que debería estar feliz. Ahora corre y...

Una cuando pare como quiere parir, no expulsa a un bebé, alumbra una vida, regala miradas, rebosa humanidad, confiere su alma, rezuma sabiduría… Y no empuja con su coño sino que puja desde él, ve, siente, toca, calma, enciende, besa, muda y cree. Una mujer que pare...