Un día me levanté, contracturada y extraña mientras alguien succionaba mi pezón. Del pecho libre brotaban gotas de leche que resbalaban por mi canalillo hasta terminar su recorrido en la mancha que se iba formando en la sábana. Levanté la mirada mientras observaba como mi compañero...