Sí, recuerdo perfectamente la primera vez que fui madre. No tenia nada más dentro de mi que algo de instinto y una mochila que pesaba demasiado. Recuerdo la importancia casi obsesiva de la canastilla que me dio el hospital para que tuviera preparada al llegar el séptimo...