Claro que estamos preparadas para parir. Lo estamos porque somos mujeres. Pero si defiendo a tope la preparación al nacimiento no es porque piense que alguien nos tiene que enseñar ni decir cómo, es porque hemos desaprendido muchas cosas. Desconfiamos de nuestro cuerpo, de nuestra mente y...