Notaba su respiración encima de mí, casi podía confundirme y sentir que más que cerca, estaba dentro. Con su piel en mi piel, la subida de leche era inminente, tanto, que dos cercos húmedos asomaban por mi camiseta. Su sonrisa refleja me producía sosiego, imaginaba que...