Cuando nazcas como madre, mírate. Mírate igual o más que cuando no habías nacido. Cuando observes a tu hije y no sepas cómo actuar, mírale. Mírate. Y siéntete también. Cuando dudes de ti y de tus aptitudes de madre...

Parece mentira que antes de ayer no tuviera hijos y ayer los pariera. Y hoy, desde la distancia me doy cuenta de lo potentes y poderosas que somos las mujeres, lxs niñxs, las familias. Hoy pienso y recuerdo. Veo fotos y alucino pensando cómo lo hice, con 3...