podemos parir

¿Preparadas para parir?

Claro que estamos preparadas para parir. Lo estamos porque somos mujeres.

Pero si defiendo a tope la preparación al nacimiento no es porque piense que alguien nos tiene que enseñar ni decir cómo, es porque hemos desaprendido muchas cosas.
Desconfiamos de nuestro cuerpo, de nuestra mente y de nuestras capacidades.
Desconfiamos de nuestro útero y de nuestros pechos.
Desconfiamos de nuestra capacidad de abstracción, de concentración y de superación.
Y desconfiamos así porque, gota a gota, nos han dicho que no podemos. Nos han dicho que debemos tener miedo y confiar en otras manos.

Nos han colocado pasivas frente el nacimiento y crianza de nuestros bebés: epidurales, sillas obstétricas, biberones y hamaquitas con calor de madre. Y ojo, no tergiversemos que en ningún caso digo que ,algunos, no sean magníficos instrumentos que en ocasiones salvan vidas o nos aportan paz.
Por otro lado no hay tiempo. No hay tiempo de conectar. No hay tiempo de amarse. De buscar. No hay tiempo de acariciarse ni de dar culto a nuestros cuerpos ni a los de nuestros bebés intraútero.
No hay tiempo de “no dormir”, ni hay tiempo para mecer ni para pasear. No hay tiempo para parir, de hecho, a menudo no hay tiempo ni para gestar.

Nuestras vidas y nuestros trabajos, y nuestros ritmos, no dejan que trabajemos nuestros cuerpos, ni que andemos descalzas, ni que sintamos dolor. Toma un ibuprofeno. Corre en la cinta de un gimnasio. O haz un correo exprés.
¿Y las parejas?
Pues las parejas lo mismo. No creen y no confían porque parece haber solo una mirada.
La tecnología que tanto nos hace avanzar, no nos deja momentos para mirarnos a los ojos en silencio para entender.
La inmediatez de la época en la que vivimos no nos da la oportunidad de acompañar, solamente sabemos “intentar avanzar”

Y en la crianza…
¿Ya anda? ¿Ya duerme? ¿Ya come? ¿Ya va a la guardería? Ya????
Por eso y por tantas cosas es importante acudir a un lugar donde conectar, informarse, detenerse y mirarse. Un lugar para respirar y poder parar antes de tener a nuestro bebé, para recordar que SI sabemos y que SI Podemos.
.
Próximas ediciones Parir en pareja

No Comments

Post A Comment